AUTORES¡

El valor o la calidad de una empresa tendría que medirse por su capacidad integradora, de generar innovación, valor y rentabilidad para ella y para la sociedad. Esto no depende del número de empleos creados sino de la calidad creativa del equipo.

(Joan Costa, 2014)

Una identidad solo tiene valor si sabe abrirse a la diversidad sin renunciar a sus principios.

(Joan Costa, 2014)

La empresa es un organismo vivo. Y tendríamos que empezar el análisis de su realidad dinámica a partir de la genética (identidad) y el metabolismo (cultura) de la organización; comprender cómo este carácter distintivo evoluciona estratégicamente, cómo se transmite y se integra. Para ser extendido al exterior, la sociedad.

(Joan Costa, 2014)